el diario de Carlos Pellegrini

CÓMO SE DEFINIRÁN LAS LISTAS PARA NOVIEMBRE

Cerrados los comicios, contados los votos, empieza un nuevo cálculo: cómo se rearman las listas para las elecciones generales del 14 de noviembre. Quién consigue un lugar y, muy pero muy importante, cuál.
El sistema D’Hont –que toma su nombre del jurista belga que lo creó en 1878, Victor d’Hont– es uno de los muchos métodos que se usan en el mundo para repartir cargos electorales de la forma más representativa posible. Es el que se usa actualmente en la Argentina, aunque no en todas las categorías. La distribución de bancas en el Senado nacional, por ejemplo es por mayoría simple. En la interna, el que gana pone a los dos candidatos. Y el que gana en la general, se queda con dos de las tres bancas de su provincia o jurisdicción; la tercera, va para la primera minoría.

Volviendo al D’Hont, es importante saber cómo funciona para lo que se viene en noviembre.

En las Primarias, este sistema se usa este año para confeccionar las listas definitivas al Concejo y a la Cámara de Diputados – no se aplica en el Senado nacional–; y en las generales se volverá a usar para repartir efectivamente las bancas.

La cuenta es sencilla aunque puede marear: hay que dividir la cantidad de votos de cada una de las listas por la cantidad de cargos a ocupar y ordenar esos resultados de mayor a menor. Es decir, si este año hay que ocupar 13 bancas en el Concejo, cada una de las listas dividirá el total de los sufragios cosechados por 2, por 3, por 4 y así hasta llegar a 13.

Vamos a un ejemplo de Primarias hipotético, con números pequeños y manejables y juguemos a armar una lista.

Supongamos que en el Frente Abecedario, hay cuatro espacios que compiten en la interna, –A, B, C, y D–, y que hay 10 lugares en juego. Que A sacó 17 mil votos, B, 12.500; C, 8.000; y D, 5 mil.

Entonces, la lista de candidatos para la general quedará formada así:

Candidato de la lista A
Candidato de la lista B
Candidato de la lista A
Candidato de la lista C
Candidato de la lista B
Candidato de la lista A
Candidato de la lista D
Candidato de la lista A
Candidato de la lista B
Candidato de la lista C

Es decir, de la lista A “entrarán” cuatro candidatos, tres de la lista B, dos de la C y uno de la D. Los nombres en cada caso dependerán siempre de quién encabece la lista definitiva y cómo se aplique la Ley de Paridad de género.