el diario de Carlos Pellegrini

CORNALIS QUEDÓ EN LIBERTAD PERO CON UNA NUEVA CAUTELAR MÁS RIGUROSA

Después del pedido de Prisión Preventiva solicitada por el Fiscal y rechazada por el Juez Ayer por la mañana se realizó la audiencia de solicitud de Prisión Preventiva (PP), tras haberse realizado la  imputación, de los delitos  de, “RAPTO EN CONCURSO IDEAL CON AMENAZAS MEDIANTE EL USO DE ARMAS Y PRIVACIÓN ILEGÍTIMA DE LA LIBERTAD AGRAVADA POR VIOLENCIA”.
Dichos delitos en concurso real con homicidio en grado de tentativa doblemente agravado por haber mantenido con la víctima una relación de pareja y por mediar violencia de género y además desobediencia a orden de funcionario público.
Poco después de las nueve de la mañana de ayer, en la sala del sexto piso del juzgado local, y tal cual lo exige la jurisprudencia,  recibió primeramente la presencia de Débora Actis, quien manifestó ante el juez Pablo Ruiz Staiger su pedido de prisión para quien fuera su novio Ramiro Cornalis.
Precisamente Actis, fue breve y  señaló entre sollozos: “Yo así no quiero vivir… quiero que permanezca encerrado”, luego abandonó la sala para dar inicio a  los alegatos de las partes.
Ya con Cornalis en la sala, el Fiscal Carlos Zoppegni, leyó y fundamentó su pedido de (PP) haciendo un relato preciso de lo  existente en el expediente de acuerdo a la denuncia realizada por las víctimas, como así también a las pruebas expuestas en sede policial.
Zoppegni acentúo en su manifestación, entender que lo que surge del  relato se encuadra dentro del delito de violencia de género. En la exposición dio cuenta de una fotografía aparecida en las redes sociales, la que originó la búsqueda y la denuncia de la madre de Débora Actis.
El relato minucioso  apuntó también a desmenuzar lo que había pasado en el vehículo en la zona rural, luego de haberlo abordado (Actis) bajo la amenaza con un cuchillo encontrado en el auto,  donde además hubo una lucha dentro del automóvil y donde la  denunciante dijo defenderse con gas pimienta que fue encontrado el  día después por personal policial donde ocurrió el episodio.
Todo esto más otros detalles, fueron abordados por el fiscal quien además de la (PP), exigió un rápido juicio.
El Juez a posterior le ofreció la palabra al imputado, y este comenzó su versión del relato. En tal sentido, desmintió todo lo  expuesto por Actis en su denuncia y señaló: “Ella me pidió reunirse para comer”. También Cornalis desarrolló un minucioso relato de lo que sucedió esa noche desde que se encontraron en un lugar pactado entre ellos dentro de  la localidad de María Juana, para trasladarse  luego a la zona rural donde sucedió la discusión que finalizó cuando llegó  la policía que se encontraba en el procedimiento de la  búsqueda de la mujer, tras  la denuncia hecha horas antes.
Finalizado el relato del acusado, su  abogado defensor Dr. Sebastián Oroño tomó la palabra e interrogó a su defendido preguntándole como se habían concretado el encuentro, a lo que Cornalis contestó “por Instagram”. Por lo que el abogado ofreció como prueba este hecho para desvirtuar el fundamento del secuestro.
En su argumentó, el Dr. Oroño, rechazó las imputaciones entendiendo diferencias de interpretación en los articulados del  Código Penal fundamentados por el fiscal. Además alegó, que  Zoppegni sobredimensionó la imputación  opinando que  “no se identifica la acción”.
También hizo referencia al relato en la que Débora Actis, donde dice que recibió amenazas de ser  “prendida fuego” y  señaló que   la misma no tenía rastros de alcohol en la ropa, ya que fueron uno de los elementos que figuran entre los objetos recuperados en la escena del hecho por parte de la policía, como así también un encendedor en el bolso de la supuesta víctima.
El Dr. Oroño reconoció, como “posible” la desobediencia a  la  orden del Juez de no respetar la perimetral que pesaba sobre  Cornalis, justificando que este delito “no es compatible para que su defendido pierda  la libertad”, por lo que solicitó una ampliatoria a  la cautelar.
Finalizados los alegatos, el  Dr. Staiger, dictaminó conceder el pedido de la defensa y  dispuso una nueva alternativa en la que Ramiro Cornalis fijara domicilio en la ciudad de San Francisco (Cba.) bajo la tutela de un familiar directo, donde deberá cumplimentar los requerimientos legales y hacerse presente semanalmente ante  la sede policial más cercana. Una Fianza de  $ 500 Mil. Además la prohibición de tener contactos con ningún medio electrónico con  la Srta. Débora Actis, sus familiares, testigos u amigos. La prohibición de ingreso a la localidad de María Juana (con excepcionalidades). Y así también, deberá presentarse al requerimiento de una junta salud mental que determine el poder judicial.

 


Fuente: sanjorgevirtual.com.ar
No se puede copiar!