el diario de Carlos Pellegrini

EL PADRE JOSÉ MARÍA SORIA VISITÓ NUESTRA LOCALIDAD Y CELEBRÓ SUS 25 AÑOS DE SERVICIO SACERDOTAL

Ayer, ofició la misa junto al padre Diego Sosa y festejó su aniversario, con la comunidad de fieles, en un almuerzo que se llevó a cabo en la Sociedad Rural. Soria, años atrás, fue el Cura Párroco local.

La misa comenzó a 10:30 h en la Parroquia San Agustín y Santa Mónica, y antes de finalizar la ceremonia, el padre Diego contó unas anécdotas de sus primeros encuentros en el seminario con el Padre José. Al concluir, los presentes se acercaron, con mucha emoción, a saludarlo y compartir unas palabras afuera de la Iglesia.

Después de las 12:30 h se realizó un almuerzo en la Sociedad Rural, donde se llevó a cabo un encuentro festivo, acompañado de charlas, anécdotas y recuerdos entre todos los asistentes.

Haciendo memoria de sus comienzos en la vida religiosa, comentó: “desde chico siempre tuve una sensibilidad, una amistad con Dios, especialmente en la Eucaristía… siempre estuve ligado a grupos como el de Perseverancia, participé en un grupo de las Hermanas Paulinas y más adelante, tuve la oportunidad de misionar en distintos barrios a las afueras de Santo Tomé y eso me permitió descubrir esta Iglesia que sale a visitar las casas, lo que habla justamente en Papa Francisco; y además, yo siempre tuve muy clara la idea de ser sacerdote.”

José ingresó al seminario en los años 90, cumpliendo los 18 años allí. A lo largo de su camino junto a Cristo, recorrió muchas ciudades y pueblos de la provincia de Santa Fe como San Justo, San Genaro (acompañando a otras localidades cercanas), de allí se va a San Jorge y toma sus primeros recorridos aquí, hasta que se muda finalmente en el año 2003 hasta el año 2007. Luego, hasta 2013 estuvo en Santa Fe; en el año 2015 se mudó a Progreso. Finalmente, este año vuelve a Santa Fe a la Parroquia Sagrado Corazón.

Con mucha cariño, el padre José María deja unas palabras a todos los pellegrineneses: “ante todo, gratitud y respeto, el afecto que he recibido en estos años fue muy grande, tuve una gran experiencia con el pueblo, con la gente y con las instituciones y estoy agradecido por ello… invito a animarse a no tenerle miedo a las crisis y a las pruebas,  y animarnos a ser testigos de la esperanza, el señor nos da fuerzas y nos permite crecer; misteriosamente Dios, va haciendo camino para que algo bueno salga de todo esto”.