el diario de Carlos Pellegrini

HASTA LAS CHAPAS

De un campo a 5 kilómetros de Pueblo Casas se robaron 70 metros cuadrados de chapas que estaban instaladas en un tinglado. 

En un hecho llamativo, sobre todo por el material robado, delincuentes ingresaron a un campo ubicado en la jurisdicción de Pueblo Casas y destecharon una «ramada» (estructura cubierta de chapa donde antes se realizaba el tambo) y se llevaron 70 metros cuadrados de chapas.

Si bien se registraron hurtos de cables, maquinarias, dinero y objetos de valor, en establecimientos rurales de la región, se produjo el insólito hecho por lo que se estima fue en la madrugada del sábado.

Por lo registrado en el lugar, se desprende que los delincuentes ingresaron cortando una cadena, se metieron entre la soja y fueron hacia la «ramada». Ahí destecharon nada menos que 70 metros cuadrados de chapas.

El propietario señaló: «el campo está bien alambrado perimetralmente con puerta y candado. Yo voy todos los días, el viernes estuve por la tarde y estaba todo en orden».

«Por las huellas es un solo vehículo, no tenían un trailer o acoplado porque lo estuvimos constatando con el comisario. Hay una sola huella de una camioneta, de cubiertas más o menos anchas», agregó el dueño del campo.

«Por la dimensión del techo, para destornillar todas las chapas, eso lleva un tiempo. Calculo que habrán trabajado al menos 3 personas. Después para trasladar esas chapas de 5 metros, no es nada fácil transportarlas. Yo supongo que una cubierta grande de tractor que también se llevaron la usaron de contrapeso para llevarlas», se extendió.

La víctima del robo radicó la denuncia en la Comisaría de Casas porque corresponde por jurisdicción. Además describió: «no pueden haber trasladado las chapas muy lejos de ahí por la cantidad que son. Las huellas indican que salen hacia el sur. Incluso no pueden llevarse todo en un solo viaje. Al final quedó una parte que no terminaron de llevar porque capaz que los agarró ya las primeras luces del día», y finalizó diciendo: «No pudimos seguir una huella firme, porque pasa mucha gente, estamos en pleno tiempo de cosecha».

 

 

Fuente: postarosquin