el diario de Carlos Pellegrini

JULIO AMARILLO: MES DE CONCIENTIZACIÓN SOBRE LAS HEPATITIS VIRALES

Espacio Auspiciado: DRA. GISELA GOLBERG, Gastroenteróloga – Hepatóloga

Julio fue elegido como el mes de lucha y prevención de las hepatitis virales. Esta es una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el objetivo de concientizar acerca de la problemática mundial que significan las hepatitis virales e impulsar iniciativas para afrontar la misma.

¿QUÉ SON LAS HEPATITIS VIRALES Y CUÁL ES LA MAGNITUD DE ESTA ENTIDAD?

El término hepatitis significa inflamación del hígado, y las causas que las producen son diversas.

Las hepatitis virales constituyen un grupo de enfermedades infecciosas que comprenden varios subtipos denominados con iniciales (A, B, C, D y E).

Afectan a millones de personas en el mundo y causan enfermedad hepática tanto aguda como crónica.

Según datos de la OMS se estiman 257 millones de infectados por hepatitis B a nivel mundial y 71 millones de personas con hepatitis C.

Las hepatitis virales causan más de un millón de muertes al año.

A continuación abordaré de forma más detallada los virus más frecuentemente implicados en nuestro medio.

 

HEPATITIS A
La principal vía de transmisión es la fecal-oral lo que significa que una persona ingiere el virus mediante la ingesta de alimentos o bebidas contaminados con pequeñas e indetectables cantidades de materia fecal de una persona infectada.

No causa infección crónica, pero en los cuadros más graves puede producir una hepatitis fulminante, llegando a necesitar el paciente un trasplante hepático.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

❗️Aparición repentina de náuseas, vómitos y falta de apetito
❗️Fiebre, malestar general, dolor abdominal y articular
❗️La orina puede tornarse oscura y las heces pálidas
❗️Ictericia (color amarillo de piel y mucosas)

¿CÓMO SE PREVIENE?

Puede prevenirse a través de la vacunación, el lavado de manos y el cuidado de la higiene en la manipulación de los alimentos.

La vacuna está incluida en el Calendario Obligatorio y es esencial para:

🔺 Personas en situación de calle
🔺 Personas con VIH
🔺 Personas que practican sexo anal y oral-anal
🔺 Personas privadas de la libertad
🔺 Adultos mayores que viven en geriátricos
🔺 Personas con enfermedad hepática crónica

 

 

 

HEPATITIS B

Se transmite a través de los fluidos genitales y/o sangre infectados, por vía sexual o al compartir agujas, jeringas o elementos cortopunzantes. También, una mujer embarazada que tenga hepatitis B puede transmitirle el virus a su bebé durante el parto.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Aquí debemos diferenciar entre la hepatitis B aguda y la crónica.

En la hepatitis B aguda, los síntomas pueden ser semejantes a una gripe, también puede haber ictericia, cansancio, fatiga, náuseas o vómitos, orina de color oscuro, fiebre o escalofríos. A veces puede aparecer dolor del lado derecho del abdomen superior que puede expandirse a la espalda.

En el caso de la hepatitis B crónica, muchas personas no tienen síntomas y no saben que están infectadas. Los síntomas pueden tardar hasta 30 años en aparecer y el daño al hígado puede ocurrir de manera silenciosa durante este tiempo. Cuando los síntomas aparecen, son similares a la infección aguda y pueden ser un signo de enfermedad avanzada del hígado. Además, con los años, algunas personas con hepatitis B crónica pueden desarrollar cirrosis y/o cáncer de hígado.

¿CÓMO SE PREVIENE?

Vacunarse es la mejor manera de reducir el riesgo de contraer hepatitis B. Desde el año 2012 la vacuna está disponible de forma gratuita para toda la población en los vacunatorios de todo el país.
Además debemos utilizar preservativo o campo de látex en todas las relaciones sexuales.

¿TIENE CURA?

Hasta un 90% de los adultos resolverá espontáneamente la infección desarrollando defensas. Este proceso puede durar hasta 6 meses. Las personas que se recuperan NO pueden transmitir el virus a otros ni volver a estar infectados con hepatitis B. Sin embargo, hay personas (aproximadamente un 10%) que no resuelven la infección pasado este período de tiempo y que persisten con la enfermedad que, en este caso, se llama hepatitis crónica por virus B. La hepatitis B crónica no se cura pero puede tratarse eficazmente con medicación; de esta manera se logra el control de la infección evitando la progresión del daño hepático.

 

 

HEPATITIS C (VHC)
En Argentina la prevalencia de VHC es cercana al 1% de la población.
La mayoría de las veces la transmisión es por contacto con sangre infectada.

Implican riesgo de transmisión:
– transfusión de sangre y hemoderivados sin el correspondiente testeo serológico
– El uso compartido de agujas
– Las prácticas de hemodiálisis; manicuría; Tatuajes o acupuntura
– Cualquier procedimiento terapéutico o diagnóstico invasivo ( Endoscopía, instrumental quirúrgico) sin el adecuado cumplimiento de medidas de bioseguridad
– Compartir maquinitas de afeitar o cepillos de dientes
– La transmisión sexual también está descripta , y siempre recomendamos usar preservativo en todas las relaciones sexuales !
– Las embarazadas que tenga VHC pueden transmitir el virus a su bebé durante el embarazo y/o parto.
– La lactancia NO está contraindicada, aunque si hay grietas en el pezón se debe realizar una consulta, al igual que si hay co-infección con HIV

Luego de la infección, el riesgo de cronicidad es mayor al 80%

Más del 95% de las infecciones por VHC son asintomáticas , por ende muchas personas no saben que están infectadas, y los síntomas pueden llegar a tardar hasta 20-30 años en aparecer. En este caso el daño hepático es silencioso y puede evolucionar a CIRROSIS🤕 e inclusive ser indicación de trasplante hepático.

Los SINTOMAS en el caso de la hepatitis Aguda ( y a veces en la crónica ) pueden presentarse como:
Fatiga , cansancio
Ictericia (color amarillento de piel y mucosas)
Enfermedad hepática avanzada (cirrosis o hepatocarcinoma)

El diagnóstico se hace a través de un estudio de sangre específico.
Todavía no existe una vacuna contra este virus.

La hepatitis C puede curarse!! 
Desde el año 2016 en Argentina se brinda acceso a tratamientos con esquemas de antivirales de acción directa, con una tasa de curación mayor al 90%👩🏽‍⚕️
Cualquier paciente con VHC crónica tiene que ser evaluado por un médico especialista en busca de signos de enfermedad hepática avanzada y para poder otórgale un tratamiento adecuado.

En resumen, las hepatitis virales aún representan un importante problema de salud a nivel mundial. Se trata de enfermedades prevenibles (en el caso de las hepatitis A y B contamos con vacunas obligatorias ya incorporadas en el calendario nacional) y en el caso de la hepatitis C en la actualidad contamos con tratamientos accesibles con una chance de curación mayor al 90%.

Se recomienda que todas las personas adultas se realicen análisis para hepatitis virales al menor una vez en la vida.

 

 

Instagram: Dra Gisela Goldberg: gastro_rosario_arg